La colaboración entre Brittany Ferries y Astander constituye un caso de éxito paradigmático para las empresas cántabras en general y para las integrantes del Clúster Marítimo de Cantabria – MarCA en particular.

Un conocimiento exhaustivo del mercado así como la apuesta decidida por un modelo de trabajo colaborativo entre ambas entidades actúan como palanca tractora para el sector marítimo de la región.

La buena sintonía existente entre el astillero cántabro y la empresa de transporte marítimo quedó de manifiesto en la charla “Brittany Ferries y Astander, la historia de un éxito para Cantabria”, celebrada recientemente en el Ateneo de Santander. “El Clúster MarCA debe tratar de aprovechar la experiencia de estas dos empresas como ejemplo de sinergia hacia el resto de miembros de la agrupación” indicó Juan Luis Sánchez, presidente del clúster cántabro.

Brittany Ferries pasa por ser uno de los clientes de referencia para Astander. Esta relación comercial contribuye a los buenos resultados del astillero y revierte también en la economía de la región. Cabe significar que Astander moviliza alrededor de 800 trabajadores cada día, la mayoría procedentes de empresas de Cantabria. Asimismo, la compañía de transporte, que dispone de 12 ferries que operan desde Francia, Reino Unido, Irlanda y España, reconoce la fiabilidad y la seriedad en el trabajo de su partner cántabro para que la explotación de sus barcos se pueda realizar sin incidentes ni retrasos. En 2018, movilizaron 335.000 pasajeros solo en las líneas con nuestro país.

Durante el encuentro también se expuso una visión común de la innovación como factor competitivo diferencial frente a otros agentes internacionales. Manuel Pascual, director de Brittany Ferries, trazó la líneas maestras de su programa SMART: una iniciativa para transformar y adaptar la compañía al entorno 4.0. Una hoja de ruta que comparte buena parte de su planteamiento con el “Plan Estratégico de I+D+I de los Medianos y Pequeños Astilleros. Visión 2030”, presentado el mes pasado en Santander.

Los constructores navales españoles consideran que la incorporación de la tecnología al sector y la implementación de disciplinas como el Machine Learning o el Big Data debe convertirse en el principal argumento competitivo de la industria europea frente a la pujanza de otros mercados. Especialmente el asiático. Más tecnología y mejor utilizada para reparar, transformar y construir buques y artefactos inteligentes, energéticamente eficientes, conectados y no contaminantes. “Si queremos ser competitivos, debemos entregar productos que ellos no son capaces de realizar, al menos en la manera que nosotros lo hacemos” concluyó Juan Luis Sánchez.

A %d blogueros les gusta esto: