El Clúster Marítimo de Cantabria – MarCA ha trasladado a los más jóvenes de la región la necesidad de profesionales técnicos cualificados que demandan las empresas del sector azul. A través de una serie de charlas en cuatro centros de Educación Secundaria y Bachiller, los miembros del clúster han presentado los estudios de Formación Profesional (FP) como una salida laboral prometedora con una tasa de empleabilidad de hasta el 100% en Cantabria.

Representantes de Grupo FAED, Astander, Grupo Fernández Jove y Mademan han sido los encargados de dar a conocer entre el alumnado el potencial de la economía azul como salida laboral estable y de futuro. Durante el último mes, se han celebrado cinco encuentros empresa-estudiante en los que también se ha puesto de manifiesto la relevancia de la industria marítima para la economía de Cantabria.

Marta Sánchez e Iván Cano en el IES Nuestra Señora de los Milagros en Guarnizo

Es el segundo año en el que el Clúster MarCA actúa como interlocutor de referencia de la CEOE CEPYME Cantabria dentro de su Red de Embajadores FP. Un proyecto que acerca las diferentes industrias a los centros educativos para difundir el alto valor de este itinerario formativo en el mercado laboral actual.

La iniciativa, enmarcada dentro del eje estratégico de Talento del Clúster Marítimo de Cantabria, pretende despertar el interés de los más jóvenes por desarrollar una carrera profesional vinculada al sector azul. Asimismo, espera contribuir a revertir una situación en la que a los departamentos de recursos humanos les está costando encontrar perfiles específicos en determinadas parcelas. Especialmente, en las técnicas que van desde el mecanizado a la calderería, pasando por soldadura o carpintería. En casos puntuales, la escasez de titulados disponibles en Cantabria ha obligado a empresas como Astander a salir al extranjero para encontrar profesionales.

Visibilidad a una industria moderna

“Hace falta acercar la empresa a los alumnos porque vemos que tienen bastante desconocimiento de nuestra realidad” cuenta Iván Cano, representante de RR.HH de Astander en las charlas del ciclo. “Piensan que la FP es solamente para aquellos que tienen un nivel académico medio-bajo y les estamos transmitiendo que no, que también se necesita gente de nivel medio y de nivel alto en la Formación Profesional”.

Charo Perojo (centro) e Iván Cano (derecha) en el IES Nuestra Señora de los Milagros en Guarnizo

Se trata de una impresión generalizada entre los participantes del proyecto, que han querido dar visibilidad a las diversas e interesantes especialidades que ofrece el sector azul vinculadas a la Formación Profesional: desde la industria de construcción naval a la auxiliar, pasando por los centros de investigación tecnológica.

“Hoy en día la primera opción de muchos alumnos es la Universidad. Sin embargo, las empresas detectamos que el mayor porcentaje de desempleados viene de ahí” explica Marta Sánchez, trabajadora de RR.HH del Grupo Fernández Jove. “En Cantabria hay mucha deficiencia de ciertos perfiles y ciclos formativos muy especializados que tienen ahora mismo una empleabilidad del 100%”.

En este sentido, el Clúster Marítimo de Cantabria ha intentado dar a conocer, a través de sus embajadores FP, la realidad de la industria actual que poco tiene que ver con la que algunas personas recuerdan. Una industria limpia, silenciosa y altamente automatizada, que apuesta por la innovación y que apoya a sus empleados para que crezcan y se desarrollen. Una industria moderna consciente de que invirtiendo en sus profesionales genera valor añadido para sus empresas y, por ende, riqueza para la comunidad.

La importancia de las familias

Alumnos de FP durante la presentación de la industria azul de Marta Sánchez

Tras esta experiencia divulgativa, los portavoces de la industria marítima han coincidido en señalar la importancia de acercarse también a las familias del alumnado, con el objetivo de cambiar la mentalidad de que los estudios técnicos tienen un rango menor o unas perspectivas laborales peores.

“El problema viene un poco desde casa, cuando se orienta al estudiante brillante hacia la Universidad y al que no es tan brillante hacia la Formación Profesional” dice Iván Cano. “Eso hay que cambiarlo. Y si hay un alumno brillante al que le gusta la Formación Profesional, tiene que saber que también tiene salida”.

Asimismo, los ciclos de FP ofrecen gran flexibilidad para servir de puente hacia otro tipo de estudios más específicos o avanzados. Desde la experiencia de Charo Perojo, del Departamento laboral de Grupo FAED: “Es una tendencia que empezamos a ver: jóvenes que empiezan por la Formación Profesional y de ahí saltan a otros estudios superiores”. De hecho, muchos emplean la FP para adquirir destrezas técnicas antes de matricularse en los estudios universitarios.

Además de con el apoyo de CEOE-CEPYME, las visitas del ciclo Embajadores FP han contado con la colaboración de la Consejería de Educación, Formación Profesional y Turismo del Gobierno de Cantabria. Desde su unidad técnica de Formación Profesional y Educación Permanente han comunicado que ya están trabajando en un plan de orientación que se enfoque en las familias como elemento clave en la decisión profesional de los jóvenes.

A %d blogueros les gusta esto: